Dentro de todas las metodologías que he tenido oportunidad de conocer, la hermenéutica se ha convertido en mi favorita por varios aspectos que a continuación les comparto:

El arte de explicar, traducir e interpretar; como se define la hermenéutica, es una metodología que se ha transformado continuamente desde el siglo IV en que se acuñó el término y, lo más relevante, es que se ha adaptado a las necesidades de investigación de quienes la ocupan, evolucionando constantemente hasta convertirse en un amplio digesto de corrientes interpretativas de la realidad sociohistórica contemporánea.


 En una entrevista de trabajo, una directora de investigación cualitativa me preguntó si tenía algún tipo de metodología que dominara y yo le contesté que era especialista en hermenéutica; aparentemente esto la impresionó mucho y me contrató; unos meses después, en una discusión sobre un estudio en que yo hablaba de la aplicación de la hermenéutica, ella me dijo con mucha indignación que ya había investigado lo que significaba esa palabra y que en realidad era el estudio de los textos de la Biblia; evidentemente no entendió su verdadero significado, especialmente como herramienta metodológica.